Que no le pasen goles: sobre la crisis europea y el estado de bienestar

Posted on enero 9, 2012

8


Dada la relevancia política de la actual crisis económica en Europa, merece la pena un comentario que permita despejar dudas y atacar opiniones mal informadas. Especialmente en el escenario nacional, donde la hegemonía de la visión neoliberal en los medios de comunicación nubla la capacidad de reflexión y siembra la ignorancia.

El siguiente extracto resume exactamente cuál es y cuál no es el origen de la crisis europea actual:

“la crisis fiscal de hoy en día no fue causada por gente común reclamando más de lo que podían obtener, sino por los ganadores del mercado que, primero, se rehusaron a pagar por la licencia social para enriquecerse [i.e. pagar impuestos], y luego, chantajearon a los gobiernos para salvarse de los coletazos de su propia falta de cordura” (Wolfgang Streeck, entrevista en The Current Moment, traducción propia y cursivas añadidas)

Desarrollemos un poco estas ideas. El argumento que se repite en los medios y que manipulan las autoridades, es que la crisis europea se debe a las políticas sociales muy generosas de los europeos. Ergo, el estado de bienestar no es sostenible y por tanto,  los estudiantes que reclaman educación gratis o cualquier reclamo de un mayor compromiso del estado con el desarrollo social es demente e irresponsable. Basta mirar el desastre que tienen en Europa…

Un breve ejercicio puede ayudar a comprender lo anterior -y a darle consistencia. Comparemos la situación ante la crisis de dos países que representen los dos polos: uno con un estado de bienestar grande, como Suecia, y otro con uno pequeño, como Irlanda. La comparación es importante, pues Irlanda ha sido apuntado numerosas veces como EL ejemplo a seguir dado su compromiso con orientaciones de políticas de corte neoliberal.

Suecia

Este país es reconocido como la quintaesencia de la socialdemocracia y el estado de bienestar. A diferencia de países como Alemania (no afectado por la crisis) o Italia (si afectado por la crisis) donde los beneficios sociales están fuertemente estratificados por tipo de empleo y donde persiste una gran diferencia entre hombres y mujeres en cuanto al derecho a recibir beneficios, en Suecia los beneficios son universales y tienden a no discriminar entre sexos. Lo anterior le ha permitido al país tener una de las mayores tasas de participación laboral femenina y al mismo tiempo, una de las tasas de fecundidad más altas de Europa (ver el estudio de Esping-Andersen, 1999)

Como se ve en los gráficos de abajo, a pesar del “derroche improductivo” Suecia ha venido reduciendo de manera gradual su deuda pública y la mantuvo estable durante la actual crisis (gráfico primero). Del mismo modo, ha logrado mantener un presupuesto público en números azules durante la mayor parte de la década de 2000, que se vio sólo levemente afectado por la crisis actual (gráfico segundo).

Deuda pública sobre PIBPresupuesto público

Hoy en día Suecia no hace noticia por tener a los mercados “nerviosos”, ni por grandes protestas sociales debido a los “necesarios” recortes en seguridad social, ni por tener que negociar grandes préstamos con el FMI.

Irlanda

Con un estado de bienestar pequeño y una obsesión por cuidar los equilibrios macro, Irlanda presentaba una de las mejores cuentas fiscales de la zona Euro a mediados de los 2000 -uno de los pocos países, de hecho, que cumplía con los estrictos criterios del tratado de Maastricht. Mientras la UE exige una relación entre PIB y deuda pública máxima de 60%, Irlanda llegó a tener menos de 25% antes de estallar la crisis, en 2007 (gráfico primero). Y mientras la UE exige un déficit fiscal máximo de 3%, Irlanda era uno de los pocos países europeos que presentaba sistemáticamente superávits (gráfico segundo).

Deuda pública sobre PIB

¿Qué ocurrió desde 2008 en adelante? ¿Se produjo de manera abrupta un delirio socialista que secuestró al estado y se puso a gastar irracionalmente en bienestar social? Nada de eso: 1) La crisis subprime en EEUU contagió la burbuja inmobiliaria irlandesa, y con ello, afectó a los bancos locales involucrados en la especulación, 2) El gobierno salió a rescatar a los bancos para asegurar liquidez a la economía local, 3) Dada la baja recaudación de impuestos del gobierno (por las exenciones tributarias a las multinacionales) el estado irlandés se ve en la obligación de endeudarse para rescatar a los bancos.

Resultado: de tigre celta a vaca rumiante.

Saque usted sus propias conclusiones… y que no le pasen goles!

Anuncios